Diario del movimiento

Sobre el movimiento. Emilio Pascual.

Desde los inicios de la cultura artística el movimiento ha sido un referente plástico, los artistas primitivos intentan aprehender el movimiento. Es importante resaltar la habilidad con la que representaban la figuración del movimiento que para ellos tenía íntima relación con su supervivencia. Se ha dicho que quizás lo difícil para estos artistas fuera representar el reposo ya que ello exige un desarrollo intelectual superior por resultar una cierta abstracción visual. La historia nos demuestra que esta representación del movimiento es más correcta en el arte rupestre levantino que en el de Altamira.

En el arte egipcio (la matriz para el inicio de mi trabajo) las figuras estaban construidas según un severo canon en cuanto a la forma y según leyes de estaticidad y simetría. En la escultura, la disposición de los miembros se repite; un pie permanece fijo al mismo tiempo que otro avanza un paso, este pie adelantado es capaz de dotarla de movimiento, obteniendo un equilibrio armónico. Un movimiento basado en el instante, que desencadenará a su vez otros movimientos que empezamos a imaginar.

Rodin es uno de los grandes artistas de la escultura en reposo, que ha conseguido las mejores representaciones del movimiento. Estudiaba las transiciones de las formas de una posición a otra consiguiendo un equilibrio incompleto de fuerzas, y esta inestabilidad que sentimos al observarlas se traduce en una sugestión de movimiento.

Boccioni y sus compañeros futuristas, abren la figura cerrada e introducen el entorno…”El espacio ya no existe”. Proponen formas sinuosas que se enroscan y se introducen en la atmósfera acogiendo los movimientos que se producen fuera.

Se basan en la convicción de que en realidad no existe reposo sino sólo movimiento. Descubren las líneas vitales de un objeto, y su aspecto les revela el movimiento absoluto anclado en ese objeto.
En 1920 los hermanos Naum Gabo y Antoine Pevsner en su “Manifiesto realista” dicen que todo sistema artístico debe constituirse sobre unas leyes reales de la vida: “El espacio y el tiempo son las dos únicas formas en las que se edifica la vida y en las que, por lo tanto, debe edificarse el arte”.

El manifiesto “Sistema dinámico constructivo” de Alfred Kemény y Moholy Nagy en 1929 tiene un claro paralelismo con los principios de Boccioni y con las ideas básicas de Gabo y Pevsner: “El principio vital universal debe ponerse de manifiesto en el arte mediante la activación del espacio. Este objetivo se logra por medio de la construcción e incorporación de las fuerzas que realmente establecen una tensión recíproca en el espacio físico y mediante su construcción e integración en el espacio que, a su vez, actúa como fuerza (tensión)”.

DIARIO

Inestabilidad, instante, equilibrio transformado. Teoría del movimiento basada en el instante, en lo provisional, en la certeza de la continuidad, en el trazo que prepara lo esperado. Instante escultórico, gesto.
(24 de Abril 2008)

Despliegue de formas y pensamientos que obligan al espectador a pensar por sí mismo.
La forma siempre genera significados subjetivos, dibuja pensamientos.
(3 de Mayo 2008)

Explorar cuestiones formales o lingüísticas, sugerir relaciones con la arquitectura, la historia del arte o el mundo que nos rodea.
(4 de Mayo 2008)

Para que una escultura esté viva, debe parecer que está danzando. (Anthony Caro).
(7 de Mayo 2008)

Buscar un perfecto equilibrio, las tensiones rítmicas y espaciales se traducen en cuestiones y planteamientos intelectuales y emocionales.
(15 de Mayo 2008)

Sintaxis
(16 de Mayo 2008)

El origen de mis esculturas es el plano. Las formas surgen desde un desarrollo plano inicial que ocupa el espacio tridimensional. Todo desarrollo implica movimiento.
(28 de Mayo 2008)

Sucesión de planos que exigen al espectador movimientos y pausas.
(3 de Junio 2008)

Esculturas que inviten a entrar, a experimentar el espacio, la forma, la luz, la escala.
(9 de Junio 2008)

El artista va al estudio a dejarse sorprender y siempre aprende de la observación de su propio trabajo. Cada obra te habla mientras la realizas, conviene prestarle atención.
“Se descubre más observando que con la imaginación” (Rubens)
(11 de Junio 2008)

Algunas esculturas por su longitud obligan al espectador a leerlas lentamente, como música que fluye en el tiempo.
(13 de Junio 2008)

Después de una pintura desnuda, de una sutileza impresionante suprimiendo lo no necesario, depurando, simplificando, ¿hasta donde llegar en la escultura? Quizás lo obligatoriamente necesario sea el movimiento.
(16 de Junio 2008)

En música los distintos movimientos de una sinfonía, ¿corresponden a los distintos estados anímicos del ser humano? Quizás mis esculturas estén relacionadas con estados de ánimo, con el movimiento, con el cambio.
(3 de Julio 2008)

Tengo la intención de conferir a cada escultura simplicidad y calidez.
(8 de Julio 2008)

Se trata de originar procesos de movimiento en una estructura escultórica por medio de la relación interna de piezas moldeadas fijas.
(18 de Julio 2008)

En una palabra puede contenerse el universo. Y así también en una forma, en una escultura. (Jaume Plensa)
(23 de Julio 2008)

En la escultura quiero crear silencios, ausencias, espacios para estar.
(2 de Agosto 2008)

Arquitecturas transitables.
(5 de Agosto 2008)

Sentir y contemplar…en una tranquila y placentera agitación.
(8 de Agosto 2008)

Los artistas hacen algo que la sociedad no cree necesario, que no desea particularmente, porque no tiene utilidad práctica como fabricar lavadoras. (Anthony Caro).
(12 de Agosto 2008)

No creo que en las obras de arte tenga que haber necesariamente un mensaje explícito. Lo que siempre pervive es la necesidad de sentimiento. El arte debe expresar algo que se sienta intensamente; de otro modo es decoración.
(19 de Agosto 2008)